¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 63 el Mar Ago 01, 2017 3:07 pm.
Últimos temas
» Whispers of the truth (Cedric)
Dom Jun 01, 2014 6:47 am por Skias Lionheart

» ¿En verdad eres tu? {Shadow Shayker}
Jue Mayo 22, 2014 7:59 pm por Shadow Shayker

» Fallen Empires [peticion cambio de boton]
Jue Mayo 22, 2014 1:32 pm por Invitado

» [+18]Retorno al hogar (Ruby)
Lun Mayo 19, 2014 4:45 pm por Holly Jones

» [+18] Everything is posible in Wonderland (Cyrus)
Lun Mayo 19, 2014 4:20 pm por Lucrezia A. Shayker

» Le dedico este video a...
Lun Mayo 19, 2014 3:46 pm por Lucrezia A. Shayker

» Hablemos de la serie!
Mar Mayo 13, 2014 6:45 pm por Regina Mills

» Registro de PB
Mar Mayo 13, 2014 4:00 am por Regina Mills

» Registro de cuentos de hadas
Mar Mayo 13, 2014 3:58 am por Regina Mills

Photobucket
Photobucket





The New York City


Titanic RPG Guardianes Image and video hosting by TinyPic Twilight Moon Photobucket Zelda rol Photobucket Darkest Night: El foro de rol de DC Comics Stanford University I am shadowhunter BelovedHogwarts London City RPG Fruit of the poisonous tree HOLYWELL CITY RPG Coso Random Cruel Intentions Time Of Heroes El ultimo cosmos Scorpion Flower Image and video hosting by TinyPic



Entre malos recuerdos y peores |Brandon|

Ir abajo

Entre malos recuerdos y peores |Brandon|

Mensaje por Invitado el Vie Nov 30, 2012 3:55 pm

"Sabía que era lo correcto. No tenía nada que ver el que fuera la oportunidad perfecta para embarcarse en una aventura, sino que debía asegurarse de que aquel marino llamado Simbad cumplia su parte del trato y recuperaba el Libro de la Paz para salvar a Proteo. Era su deber impedir que escapara y dejara a su prometido condenado a una muerte segura..."

Se detuvo justo enfrente del pozo de los deseos y no puedo evitar mirar una vez más detrás suya, como buscando algo aunque no se muy bien el que. Aun en aquellos momentos se preguntaba si había hecho bien en partir con Simbad en busca del Libro de la Paz. Como futura esposa del príncipe Proteo, debía estar a su lado. Ayudándolo, consolándolo, asegurandole que todo estaría bien... Aunque sabía que aquello no hubiera servido de nada. Aquel marino no había tenido ganas de partir en busca del libro antes de que ella le diera un pequeño incentivo para que lo hiciera.
Recordaba como la primera impresión de aquel marino le había parecido extraña pero confiando en las palabras de su prometido Proteo, había decidido pensar en en verdad eran verdaderos amigos...

"La fiesta era, como todas a las que debía asistir como alguien importante en el reino, bastante aburrida y carente de sustancia. Las conversaciones banales de las mujeres eran casi tan aburridas como la de los hombres, que parecían solo capaces de hablar de dinero, poder y lo orgullosos que estaban de Siracusa.
La joven Marina también se enorgullecía de su hogar, pero empezaba a pensar que el orgullo de todos aquellos nobles estaba demasiado elevado.
Para su suerte, Proteo había salido a su encuentro-salvándole de una aburrida conversación de su padre con otro hombre-prometiéndole que le iba a presentar a quien fuera, en sus tiempos de niños, su mejor amigo y que, después de varios años, había regresado a su hogar.
Simbad había dicho su prometido que se llamaba aquel hombre y enseguida le llamó la atención su vestuario, que destacaba entre los demás por ser colorido y no de fina tela.
Parecía, según su primera impresión, una buena persona..."


Bufó y se apartó el cabello de la cara de un manotazo.
Miró el pozo. No sabía a ciencia cierta si aquel lugar en verdad cumplía los deseos y de ser así, que debía hacer para pedir uno.
Más importante para ella... no sabía cual deseo pedir en realidad. Se apoyo contra la piedra de la que estaba hecho aquel pozo y miro su interior. Oscuro por completo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Entre malos recuerdos y peores |Brandon|

Mensaje por Brandon D. Sailor el Vie Nov 30, 2012 9:19 pm

Oh, vamos. Por favor. ¿Una mujer en su barco? ¿Cuándo se había visto eso? Si alguna subía alguna vez por el motivo que fuera, estaba de nuevo en tierra firma antes de que el barco saliera siquiera del puerto. Ninguna persona de género femenino se había quedado nunca más de... ¿una? ¿dos? horas en la embarcación. Y ahora... no sólo tenía que aguantar a una bastante presuntuoso, sino que además tenía que hacerle de niñera. No fuera a ser que se perdiera, y él se metiera en un lío aún más grande del que ya estaba. Porque claro, a él no le habría importado poner rumbo a las playas paradisíacas y quedarse ahí. Total, no había tenido nada que ver con el robo del maldito libro, así que tendría también cero remordimientos por no soportar ese castigo. Y Proteo... era el heredero de Siracusa, seguro que encontraba la manera de salvar el pellejo de una forma u otra. Sin embargo, la tripulación había tenido que ceder al maldito soborno de una embajadora de vete-a-saber-tú-dónde (sí, todavía no se había aprendido el nombre de la ciudad), y exponerle a él al mismo chantaje. Y claro, arriesgar su vida por nada... no. Pero hacerlo por unas cuantas riquezas... a eso estaba más acostumbrado.

Lo que no había esperado era que el inesperado polizón se convirtiera en un miembro de su tripulación de un momento para otro, y por si fuera poco, con todas las ínfulas que tenía. ¿Pero qué se había creído, yendo de arriba a abajo de la cubierta, enredando con todos sus marineros? Parecía que se tenía por la dueña del lugar, y Simbad sólo podía contemplarla con el ceño fruncido desde el timón, intentando no ponerse a gritar o encerrarla, porque entonces se arriesgaba a las miradas de desaprobación de la tripulación, y aquello podía desembocar en un motín. Ya sabía cómo funcionaba la cosa, había liderado un par de ellos.

Cuando atracaron cerca de la zona del Bosque Encantado, para renovar los suministros del barco en aquel imprevisto viaje hasta el maldito libro, el vaivén de gente arriba y abajo, acarreando cajas y cuerdas de aquí para allá y reparando cualquier pequeño desperdicio que pudiera haber en la embarcación provocó que Simbad no se diera cuenta de que Marina faltaba... hasta que fue hora de partir de nuevo. Y nadie sabía dónde había ido. 'Oh, genial'. Con aire de fastidio, se dirigió hacia uno de los cabos que quedaban sueltos en cubierta, utilizándolo para bajar hasta tierra, mientras los marineros se preguntaban entre ellos dónde estaba 'la dama'. Resopló, y puso los ojos en blanco. - ¡Preparaos para zarpar en una hora! - Y en su mente, añadió 'y lo haremos con, o sin su alteza'.

Seguirle el rastro no le fue difícil en absoluto. Apenas tuvo que seguir un evidente sendero de huellas, ramas rotas y demás indicios que se adentraban en la espesura del bosque. Por favor, la mujer ni siquiera sabía ser discreta. Cualquier bandido podría haberla encontrado y secuestrado... y le habría o quitado un problema de encima, o dado trabajo, porque de ese modo habría tenido que ir a buscarla, liberarla, y blá, blá, blá. Detalles sin importancia. Al final, llegó a una especie de claro, y la vio allí en medio, de pie frente a lo que parecía un pozo. Arqueó una ceja, escéptico, y sin dar a conocer su presencia, se cruzó de hombros, apoyándose en uno de los árboles del lindar, y aguardó. Pero claro, él no tenía mucha paciencia. Así que cuando Marina se inclinó sobre el borde del pozo, decidió que ya había tenido suficiente, y sin molestarse en acercarse -¿para qué?- alzó la voz. - Yo que tú no me asomaría tanto. Luego una se cae, hay que rescatar a la damisela en apuros, y eso es algo tremendamente engorroso. - Que además conllevaría una pérdida de tiempo bastante importante, y no iban sobrados de días libres, precisamente. Pero bueno, allá ella, que era la que tenía tanta urgencia por seguir con el maldito y peligrosísimo viaje. Simbad no iba a meterle prisa. Ya había conocido a la diosa, y sinceramente, el encuentro no tenía ganas de repetirlo.


Brandon D. Sailor
The waves still keep on waving and I still keep on going. I wonder if the stars sign the life
that is to be mine, and would they let their light shine enough for me to follow.
avatar
Brandon D. Sailor
#.Human
#.Human

Mensajes : 167

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre malos recuerdos y peores |Brandon|

Mensaje por Invitado el Vie Nov 30, 2012 10:47 pm

Tenía que pensar. Tenía que poner en orden sus pensamientos y prioridades. No podía dejarse llevar por la emoción que sentía al estar haciendo realidad su sueño de surcar los mares pues la situación era la menos apropiada. Su misión era asegurarse de que aquel marino recuperaba el libro. Debía centrarse en eso pues la vida de Proteo dependía de ello. Pero igualmente... se le hacia realmente difícil no disfrutar de la travesía. Su mayor sueño había sido subir a un barco y poder vivir tantas aventuras como pudiera, sin embargo, como embajadora y prometida del príncipe Proteo, ese anhelo se había quedado exactamente en eso. Un sueño. Y justo cuando podía hacerlo realidad....
Maldijo su mala suerte. Sabía que Proteo no se hubiera puesto en peligro si no creyera que aquel marino era inocente pero ella lo dudaba. ¿En verdad lo hacia? No, en lo más profundo de su ser sabía que Simbad era totalmente inocente de aquella acusación de robo que había terminado desencadenando toda aquella situación, pero eso no hacía que su impresión de el mejorase. Después de todo, solo había accedido a cumplir aquella misión ya que ella le había garantizado unas cuantas piedras preciosas como pago.

En el fondo, no se arrepentía de haberse embarcado en aquella aventura. Con el paso del tiempo había terminado encariñándose de todos los hombres de la tripulación-si, incluso podía admitir que eso incluía a cierto capitán, aunque lo negara- y sabía que los hecharia de menos cuando ella abandonara para siempre el barco en Siracusa. Su aventura terminaría pronto, regresaría a su hogar y se casaría con Proteo como siempre había sabido que ocurriría. Aquello, el hecho de subir de polizón a un barco no había sido más que un breve paréntesis entre ella y su, siempre presente, destino.

Fijo su mirada en el pozo, en su oscuro interior y se preguntó que deseo podía pedir. Ante los ojos de los demás lo tenía absolutamente todo. Dinero, un padre que siempre había querido lo mejor para ella, un prometido que la quería... pero ella sentía que no lo tenía absolutamente todo. Le faltaba algo... "Si le hubiera preguntado a padre que pasaría si en vez de casarme con Proteo quisiera a otro hombre, seguramente me hubiera dicho que eso era del todo imposible... La libertad de elegir..." Sus pensamientos evocaron su última conversación con Proteo, en donde el le había propuesto matrimonio, dándole verdadera opción a elegir... ¿o no se la había dado? Aunque hubiera rechazado aquella proposición, habría terminado siendo su esposa por lo que jamas había tenido verdadera voz y voto sobre su vida.

Ese era un buen deseo a pedir. Tener voz y voto para elegir que hacer con su vida, como vivirla, con quien vivirla... Negó con la cabeza y no pudo evitar que una sombra de tristeza empañara su mirada. Estaba presa en una jaula de oro, y estaba dispuesta a regresar a ella incluso después de haber saboreado la libertad...

-Debo de estar mal.-murmuró, lanzando al interior del pozo una piedra que había encontrado en el borde del mismo. Estaba segura de que si se tiraba en su interior, cierto capitán que conocía no movería ni un solo dedo para ayudarla. Tan metida estaba en sus pensamientos sobre cuanto odiaba a aquel marino, que la voz del mismo desde algún punto detrás de ella causó que diera un pequeño brinco en su sitio y se sonrojara ante la vergüenza de haber sido descubierta dentro de su propia burbuja.¿Cómo es que no lo había escuchado llegar?-Jamás pediría su ayuda, capitán. Y no pienso caer dentro de ningún pozo, no se librara de mi presencia tan fácilmente.-contestó, dándose la vuelta y viendo a Simbad justo delante de ella, apoyado en uno de los arboles con los brazos cruzados.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Entre malos recuerdos y peores |Brandon|

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.